SER MIEMBRO de la 'ERA de AMOR y PAZ' o
'REINO del CIELO' en la Tierra.


Antes de exponer las normas para ser Miembro, refrescaré vuestras memorias, en relación a vuestro propio poder creativo de vuestras mentes.

“Pero cuando vuestros pensamientos y sentimientos se unen en patrones de pensamientos de deseo, intención o propósito, habéis creado una forma de vida. Esta forma de vida es un anteproyecto, un contorno eléctrico de vuestra intención y el campo magnético de emoción correspondiente, une las partículas de energía para traer esta intención a la manifestación visible.”

Esta es una manifestación de vuestros propios deseos, y porque el conocimiento de vosotros mismos y de vuestro futuro es tan limitado, esta manifestación traerá su lado feliz y su lado oscuro, a vuestra experiencia.

Pero cuando vais primero a la Consciencia Divina, en búsqueda de la verdadera solución al problema y volvéis esta solución a la Consciencia Divina para su perfecta manifestación en la tierra – entonces tenéis la perfecta manifestación de Luz que no conlleva ningún desengaño futuro.

Intenta hacerlo sin pensar – primero, buscar orientación de la Consciencia Divina. Incluso si pensáis que no habéis escuchado nada de lo Divino, os digo de verdad, si os mantenéis firmes en la fe, en tiempos venideros encontraréis las respuestas volviendo hacia vosotros en forma visible. Por lo tanto:

1. Como Miembro del Reino del Cielo y la Tierra, meditaré a diario, empezando con diez minutos, y progresando hasta cualquier tiempo en el cual me siento/a cómodo/a. Descartaré todo pensamiento en lo posible, aquietaré y silenciaré mi mente. Pido a la Consciencia Divina en sentida oración que entre en mi consciencia y que tome las riendas, trayéndome la Sabiduría Divina y el Amor Divino para que bendigan mi propia vida y todo con lo que me relaciono de cualquier manera, y al mundo en general.
Usaré este tiempo de unión con la Consciencia Divina para SABER que todos los asuntos que le llevo a sanar y solucionar, serán debidamente sanados y solucionados. Ruego que la Consciencia Divina me dé la gracia de SABER que ELLO siempre responde a la oración de amorosa convicción.

2. Como miembro, que ayuda a construir el Reino del Cielo, debo rechazar todo pensamiento de envidia. Debo recordar y afirmar que como hijo/a de la Consciencia Divina, al ‘Padre’, le puedo pedir cualquier cosa que necesito o requiero, sabiendo que, en su debido momento, con toda seguridad, se me manifestará.


3. Como verdadero miembro del Reino, diariamente rechazaré todos los pensamientos egotistas y los reemplazaré con aquellos del amor compasivo y con pensamientos de amor incondicional con los cuales ayudaré a construir el Reino.

Diariamente me repetiré “Me he comprometido a ayudar a construir una Era de Amor y Paz,  y cada pensamiento mío es una influencia transformadora en la tierra.”

4. Debo recordar que el Reino del Cielo es un lugar de alegría y risa. Ruego diariamente llegar a ser más iluminado y elevado en la espontánea alegría y la risa apropiada,  para ayudar a aligerar los espíritus de aquellos que me rodean.

5. Debo recordarme diariamente, que para superar el ego, y hacer contacto valioso con otras personas ¡debo ESCUCHAR! Debo controlar mi impulso egotista, de hablar acerca de mí mismo/a, y debo escuchar, esforzándome para comprender e identificarme con lo que me dicen.

6. Debo recordar diariamente,  que para superar el ego debo saber escuchar cualquier verdad acerca de mi mismo, sin desear responder o encontrar excusas. En el Reino del Cielo ¡no hay murmuraciones, venganzas, ni resentimientos! Al comprometerme a ayudar a construir el Reino del Cielo en la tierra, debo trascender todos esos impulsos del ego – convirtiéndolos en el amor incondicional.

7. Debo recordar diariamente que en el Reino del Cielo tan solo se SABE que el mañana será perfecto, porque la Consciencia Divina llena las mentes y corazones de cada morador en el Reino. Por lo tanto, debo evitar toda conversación alarmista, no me enredaré en contar los fallos de los demás. No consentiré que mi consciencia más baja contemple las maldades de los gobiernos y del mundo. Para construir el Reino del Cielo debo retirarme,  de todo lo que no quiero ver perpetuado – si no, el Reino nunca llegará, o puede que lo construyan otros y me quedaré atrás. Me veré encerrado afuera, por la consciencia auto-destructiva que construyo cada día.

8. Escucharé con amor a todos los que buscan consuelo y pediré a la Consciencia Divina que me dé las palabras que sanen el dolor.

9. Diariamente, visualizaré y haré la siguiente afirmación, con amor para el mundo y para mi mismo/a. Afirmaré constantemente que la Consciencia Divina ilumina mi mente, que mis afirmaciones son poderosas, dadoras de vida. Visualizo que son semillas de los eventos futuros.

AFIRMACIÓN
"Diariamente, abro mi corazón y mente a la trascendente Consciencia Divina para que me ayude a disolver todos mis actuales impulsos egoístas.
"Diariamente, abro mi alma para recibir la Consciencia Divina para que me ayude en la construcción de una nueva ERA de AMOR y PAZ, en el mundo.

En el REINO del CIELO se manifestará siempre de manera sublime, el Amor Divino, la Compasión Divina, la Alegría, la Risa, y la Belleza de la auto-expresión.

La Naturaleza en cada rincón del mundo florecerá exuberantemente, armoniosamente, abasteciendo con frutos y comida para cada persona en la tierra. Todo el mundo estará bien alimentado. Todos estarán bien-vestidos. Todos serán elevados en el espíritu y manifestarán a la Consciencia Divina de todas las maneras, todos los días.

Elevo esta visión de Felicidad a la Consciencia Divina donde será encendida con la VIDA DIVINA para su perfecta manifestación en la tierra. Agradezco amorosamente a mi FUENTE, pues incluso ahora ya está tomando forma en el no-visible.
Gracias Padre.

Mis amados, se sabe que en este momento habrá claras divisiones inconfundibles entre los hijos que eligen la Luz y los hijos que prefieren las diversiones y la oscuridad del ego del mundo. Para que la Luz alumbre al mundo, todos deben convertirse en hijos de lo Divino.

Amorosamente, compasivamente, incluso de mala gana os dejo, habiendo hablado lo que deseo que comprendáis. Mi AMOR os envuelve en un anhelo ardiente, de que recibáis mis palabras tan simplemente como un niñito escucha la bien-amada voz de su padre, para asegurar que mi mensaje urgente pueda dar fruto en vuestras vidas y las vidas de aquellos que os rodean.

Este es un mensaje verdadero de poderosa creatividad, de vuestro futuro. Si creéis y actuáis, lo veréis llevar a cabo. Desde luego dentro de vuestras propias vidas, os encontraréis en vuestro Reino del Cielo.

Descansad en el Amor Divino. Descansad en la Paz. Descansad en la Luz.

Haz click aquí, si te sientes llamado/a a unirte al Grupo del Camino de Cristo.


Anterior Hacer click aquí para volver a la página del 20.10.2007 Siguiente

© Ninguna parte de esta página web puede ser reproducida en ninguna forma o por ningún medio sin permiso del Camino de Cristo.i deseas usar cualquier parte de estos documentos que no sea para tu propio uso personal, por favor contacta con el CAMINO de CRISTO antes de hacerlo.